0

La Real e Ilustre Hermandad del Rocío de Palos de la Frontera ha celebrado su trigésimo segundo Potaje Rociero. Una tradicional cita que cada año organiza la Junta Directiva de la hermandad con el objetivo de disfrutar de una jornada de convivencia entre hermanos y vecinos, y de paso recaudar fondos para futuros proyectos.

Casi 600 personas se congregaron, unidos por la fe a la Blanca Paloma, para disfrutar de uno de los platos más tradicionales de nuestra tierra. Productos de nuestra provincia que elaborados por manos expertas y con toque hicieron el disfrute de todos.

La Carpa de la Juventud fue el lugar escogido nuevamente para esta celebración, contando además con el respaldo del Ayuntamiento de Palos de la Frontera. La Directiva de la Hermandad quiso agradecer su implicación entregando un cuadro a el alcalde, Carmelo Romero. El otro reconocimiento de la jornada fue para el tamborilero infantil de la Hermandad, Rafael Domínguez.

Uno de los protagonista fue el Hermano Mayor del Rocío 2024 de la Hermandad de Palos, Leopoldo García. En este su primer gran acto público en el cargo, destacaba  la ilusión con la que esta viviendo estos meses y el cariño de amigos y familiares que está recibiendo.

El Ayuntamiento de Palos de la Frontera, y el Parque Energético La Rábida de Cepsa realizaron una visita guiada a los alcaldes de Perú .

Artículo anterior

Palos de la Frontera celebra su XXIII Día del Aeróbic con un gran respaldo popular

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Cultura